dimarts, 15 de novembre de 2011

Bank-oh!-cracia

The Economist ha celebrado la salida
de Berlusconi del gobierno italiano
con esta curiosa portada.
Los  tiempos están cambiando, ya lo decía Bob Dylan. También dice una antigua maldición china que "ojalá te toque vivir tiempos interesantes". Es decir, vivimos en tiempos inciertos, en los que no sabes qué va a ocurrir mañana, en los que amaneces pensando "con qué sorpresa nos van a despertar hoy los mercados" o "¿comenzarán esta mañana Francino, Buroaga o Herrera con algo distinto que no sea la crisis europea, griega o italiana?". Y no, eso no cambia. La crisis sigue presente en todos los estamentos de nuestra vida, incluido el político. Sobre todo el político. Recientemente hemos visto cómo los llamados "tecnócratas" pasaban a dirigir dos grandes países como Grecia, cuna de la democracia, e Italia, el ya ex feudo de Berlusconi. Con lo que me gusta que haya tenido que marcharse Il Cavagliere, me parece horrible que hayan tenido que ser los mercados quienes le hayan echado del gobierno del país. Y me gusta aún menos que quien le haya sustituido, igual que en el caso griego, no sea alguien elegido por las urnas. Pero realmente lo peor de todo esto no es que haya un banquero a la cabeza del país, sino que la sociedad lo esté aceptando con semejante facilidad. 

La democracia es y ha sido siempre un camino duro, muy largo y laborioso. Ha costado vidas, ha costado el esfuerzo de muchos para que ahora unos pocos se hagan con el poder. 'Defender lo nuestro' puede pareceros un slogan muy manido, pero es lo que debemos hacer, defender nuestro patrimonio social, si queremos una democracia de verdad, no una bancocracia que domine nuestras vidas. Lo digo porque sería muy paradójico que los bancos, quienes han creado la crisis y han 'aconsejado' a los políticos y a sus gobiernos cómo salir de ella, sean quienes sustituyan a la clase política cuando la fórmula propuesta no funciona. Es decir, yo te creo un problema, 'te obligo' a usar mi fórmula para salir de él y ocupo tu lugar cuando mi fórmula se ve que claramente no funciona. Manda huevos, si fuéramos conspiranoicos, podríamos incluso decir que estaba ya todo planeado. Hay muchos foros en los que ponerse al día en estos temas de conspiración, también muchos libros, pero me gustaría recomendaros la sección que realizó el colaborador de Milenio 3, Santi Camacho. Este periodista realizó el pasado 6 de noviembre un dossier sobre lo que se oculta tras la situación económica de Grecia e Italia, los sicarios económicos. Lo podéis escuchar a partir de minuto 35 del programa, es en muchos sentidos chocante y te hace ver la política actual de otra forma.

Mario Monti, a la izquierda, y Lukas Papademos, a la derecha,
los intrusos en la política europea, a quien nadie ha votado
.
Hay ocasiones en las que me atemoriza el futuro que nos espera. La democracia está siendo, en mi opinión, desmenuzada poco a poco. Se nos recortan derechos de un día para otro (esa reforma de la Constitución en el mes de agosto, a toda prisa fue la más grave traición de Zapatero a su país) y se anuncian medidas igual de duras tras el 20N, ya sea con la mayoría absoluta del PP o ya sea de con la ayuda de CiU, cuyas reformas ya han costado la vida a una mujer en Barcelona y han provocado una huelga de médicos. Cada día parece ser el día clave para la salvación de Europa, cada día parece que el mundo se va a terminar, cada día nos despertamos con una nueva exigencia de los mercados y de Merkozy (Merkel y Sarkozy). Y si sigue así, un día nos levantaremos, como comenta Iñaki Gabilondo en su videoblog, que no hay ya democracia. Pero lo peor, repito, no es que eso suceda, sino que a mucha gente le parezca bien. Que a mucha gente ya le guste que haya un "técnico", es decir, un banquero, dirigiendo un país. Alguien a quien NADIE ha votado y que sólo representa a un sector muy concreto y muy rico de la sociedad. Porque entran ahora, pero ¿cuando van a dejar el poder? ¿en un año? ¿en dos? ¿cuando acabe la crisis? ¿y quien decide cuando ha terminado la crisis? ¿y quien le devuelve a los ciudadanos el derecho a voto? Es todo demasiado inconcreto, ¿verdad? Hay días en los que te levantas y te preguntas "¿Es esto democracia?". 

2 comentaris:

  1. Dudo mucho que la gente se organizara y luchara si un día no hubiera democracia. Esto es lo más triste de todo.
    Como es habitual en ti, metes el dedo en la llaga y describes la situación de una forma sencilla, comprensible y precisa.

    ResponElimina
  2. Gracias Pep, tus comentarios son siempre muy agradecidos :) No sé qué haría la gente, pero al menos ya se están levantando desde hace 6 meses y ocupando las plazas. Otra cosa es que tenga resultados, pero al menos se hacen oír.

    ResponElimina