dimecres, 23 de febrer de 2011

Pasado y futuro

En un día como hoy, 23-F, treinta años más tarde, no hablar del tema parece un error y hablar en demasía parece repetitivo, así que cumpliremos el expediente alegrándonos del fallido golpe de Estado de Tejero, que hoy en La Ventana de Gemma Nierga tan bien han tratado, desde el Congreso y con protagonistas de excepción del evento. Tanto los muchos periodistas presentes en el suceso como los políticos, entre otros Martín Villa, Santiago Carrillo o José Bono, entonces un jovenzuelo político socialista. Ha valido la pena escuchar el análisis de 3 horas de este aniversario. La SER fue testigo directo del acto y su visión de dicha efeméride, teniendo en cuenta que fueron el único medio presente, ha sido especialmente interesante (sobretodo en el caso de aquellos quienes no lo vivimos pq eramos niños de 2 años o, como muchos amigos míos, aún no habían nacido). 

Tejero, pidiendo educadamente
al parlamento que "se sienten, coño!"
Todos recordamos la voz del entonces cronista parlamentario de la SER, Rafael Luis Díaz, describir con un tartamudeo la entrada de Tejero y los suyos en el Parlamento: "L-l-la Guardia Civil acaba de entrar en el Congreso de los Diputados...". Y cómo luego explica que ya no puede retransmitir más porque les están apuntando. "Llevan metralletas..." es lo último que le escuchamos narrar antes de que el sonido del parlamento invadido por los tricornios sea el testigo de un acto lamentable, que afortunadamente se llevó a cabo  tal y como se solían hacer las cosas en este país, de forma chapucera. En la información de la SER que encontramos hoy en su página web, podemos disfrutar del hecho que un medio como la radio se haya colado en el más tremendo de los actos de la Transición. Por eso sabemos que la radio jamás morirá y gritamos VIVA LA RADIO! (Y disculpadme si no he utilizado en los párrafos anteriores el tópico de "La noche de los transistores", pero es que ya está muy manido).

Hablando ya de actualidad, del futuro, el otro día escuchando a José Bono en el 'Hoy por Hoy' de Carles Francino (sí, amigos, lo reconozco, suelo escuchar la SER, pero no es la única que escucho), me pasó volando un pensamiento. Casi podría decir que se me reveló un conocimiento futuro que, a modo de pronóstico (una apuesta arriesgada, por cierto) desvelaré aquí. Inocente de mí, hasta el pasado viernes 19 de febrero (creo recordar que ése fue el día en el que se entrevistó a José Bono en el Hoy por Hoy) creía como la mayoría de españoles que Rubalcaba iba a ser el candidato socialista si Zapatero no se presenta. Pero  cuando iba yo conduciendo por la A-4 en dirección Madrid, escuchando a Bono una luz me deslumbró. Sí amigos, tuve una ceguera momentánea y la sensación que mi consciencia política se elevaba por encima de mi  "Merche" (sobrenombre con el que bauticé a mi coche) y sobrevolando Ciempozuelos y Valdemoro llegó hasta el ministerio del Interior para darse cuenta que el candidato, de no presentarse Zapatero, no será Rubalcaba. 

Zapatero y Bono, cuchicheando y planificando.
No, no desvarío. La estratagema socialista llega a tal límite que el plan zapateril para marcharse es el sacrificio del propio Presidente y la labor del vicepresidente y ministro del Interior no es la de preparar una candidatura propia, sino allanar el terreno y remontar a un PSOE algo bajo en las encuestas hasta que, llegado el día, se designe un candidato a la sucesión. Personalmente creo que este papel sacrificado le pega mucho más a Rubalcaba que el de candidato a unas elecciones. Pero esta teoría conspiranoica de tinte pedrojotista no tendría más recorrido si no fuera porque, pocos días más tarde, Carme Chacón fuera preguntada en un foro por la preparación del pueblo español (por si España estaba preparada para tener una presidenta catalana, vamos). La respuesta de la ministra no pudo ser más de libro "bueno eso tendrían que decidirlo mis compañeros" (Ah! una variante del clásico "si mis compañeros de partido me lo piden, estaría dispuesta a sacrificarme por el país y encabezar una lista"). Es decir, a regañadientes afirmó que SÍ. Para acabar de confirmar el asunto, el propio Bono ha animado a los ministros socialistas a posicionarse como candidatos y ha afirmado que eso es o debería ser "lo más normal". Y cada vez veo más claro que todo esto ha sido cuidadosamente planeado poco antes de la última remodelación del gobierno, por Zapatero, Bono y Rubalcaba. Pero como he dicho antes, son todo teorías conspiranoicas... Veremos!

Los tres protagonistas de "Sí, Ministro": Sir Humphrey,
el ministro Jim Hacker y su secretario Bernard. 
Para ir bien preparados a las próximas tres elecciones es conveniente repasar los capítulos de ésa gran serie llamada "Sí Ministro" y su secuela "Sí Primer Ministro", en la que se desgranan las más interesantes formas de comunicación política y electoral. Especialmente bueno el último capítulo de la primera serie, en la que el ministro Hacker aspira a ser Primer Ministro y donde escuchamos la frase antes mencionada de "si mis compañeros me eligen para esta misión...". Comunicacionalmente, nos vienen años muy interesantes. Los aprovecharemos. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada