dilluns, 19 de novembre de 2012

El futuro del PSOE

Los amigos de SPQ Asesores me pidieron un artículo para hablar sobre el estado actual del PSOE y por donde pasa su futuro. Aquí os lo dejo: 

¿Por donde pasa el futuro del Partido Socialista? Para responder rápidamente a la pregunta, ahí va mi respuesta: “el futuro está en sus manos”. El PSOE, como todos los partidos y como alguna gente afortunada, dictará su futuro con las decisiones que tome en los próximos meses. Pero tiene básicamente dos caminos a elegir, refundación o PASOKización. El primero exige un camino arduo, pero que puede llegar a buen puerto. El segundo no exige nada, más que seguir el camino que lleva meses recorriendo ya.

Dicho esto, concretemos y analicemos: ¿Por qué la gente ha dejado de confiar en el PSOE? Desde mayo de 2010, el partido perdió el rumbo cuando Zapatero claudicó ante los mercados, aplicado los recortes impuestos por Europa. Fue el principio del fin, pero no el principal culpable. Traicionar a sus propios principios, cambiar la Constitución e indultar a un banquero una semana antes de irse fueron errores graves, pero no fueron los primeros. El Partido Socialista lleva años comprando el mensaje del PP, en especial el que afirmaba que Zapatero era un activo tóxico para España y el PSOE y debía eliminarse. Se lo creyeron tanto que, aún con Zapatero como Presidente del Gobierno, decidieron sustituirle y coronar a Rubalcaba como sucesor. ¿Se imaginan a alguien del PP intentando cargarse a su todavía Presidente, antes de unas Elecciones Generales? ¿No verdad? Yo tampoco, y por algo será.

Pero no sólo eso, sino que la coronación de Rubalcaba distó mucho de ser ejemplar. Se anularon las primarias, se dejó clara la escasa calidad democrática interna del partido y se decidió cambiar una cabeza por otra, para que todo siguiera igual que estaba. Otro error capital. Y ello sumado a la promesa de un Congreso Político que no ha llegado ni llegará jamás y a una galopante falta de autocrítica y renovación, han llevado al partido a una situación difícilmente manejable. Una situación en la que se han metido ellos solitos. No la crisis, ni el PP, ni UPyD, ni el 15M, ni los bancos. Ellos solitos se han metido en un charco en el que esperan pasar un máximo de 8 años, igual que hiciera Rajoy, esperando que el PP se desintegre solo.

Sería esa una gran estrategia si no fuera porque el votante del PSOE no es como el del PP. El del PP no es tan exigente ni idealista como el socialista. Al votante pepero no le importa cómo llegues al poder, mientras llegues. Por contra el votante de izquierda es mucho más exigente. Primero, porque quiere un partido del que se pueda sentir orgulloso de sus propuestas, de su líder y del rumbo que toma (todo a la vez). Y lo quiere porque es un votante más idealista que práctico. Y en segundo lugar porque tiene alternativas, si siente que su partido ha fallado. Eso no ocurre con el votante de derechas, que sabe que el PP es su única opción viable para llegar a la Moncloa.

Rubalcaba, ante el color tradicional del Partido Popular, el azul. 
Así que si Rubalcaba (o su sucesor) esperan llegar a la Moncloa tumbados a la bartola, como hizo Rajoy, más vale que se compren una hamaca bien cómoda, porque se van a pasar en ella 8 o 12 años. Entonces ¿cual es la alternativa? En mi opinión, la hoja de ruta a tomar debería ser, en primer lugar, un Congreso Político, para trazar un rumbo a seguir, para renovar ideas, para alejarse del concepto “PPSOE” que tanto ha calado en la sociedad y para acercarse a la izquierda, no al centro. Porque tu votante real es el de izquierdas y porque el votante de centro viene solito, cuando ve a un partido sólido y coherente consigo mismo, no cuando abandona a su votante originario para “hacerse el centrista” por un puñado de votos. En segundo lugar, renovar a la cúpula dirigente del partido, acorde con el nuevo rumbo tomado. Y en tercer lugar, buscar un candidato mínimamente ilusionante para el votante desencantado del PSOE. No va a ser una tarea fácil, ni agradable, pero en menos de un año puede estar resuelta y puede marcar la próxima década, no sólo los próximos meses. La opción de renovar las estructuras internas del PSOE por completo (que sería altamente necesario) ya ni lo planteo, porque lo doy por imposible.

Cual de los dos caminos va a tomar me lo puedo imaginar (posiblemente un término medio, que no les librará de la Pasokización, porque el votante se va a dar cuenta de que el cambio es sólo un puro maquillaje), pero yo que soy más idealista que práctico, aún espero que en el Partido Socialista (décadas hace que dejó de ser Obrero) Español alguien se dé cuenta que Grecia, ahora mismo, no está tan lejos de España.

1 comentari:

  1. El futuro del PSOE pasa por seguir siendo lo que es: la Izquierda dentro del Sistema. Ahora que el Sistema se quita la careta y nos muestra su verdadero rostro, sólo aquellos que defiendan el "no hay más remedio" seguirán votando al PSOE (unos pocos). Mientras tanto, las Izquierdas que rechazan este Sistema seguirán su Camino a Syriza-Ítaca (que para eso son ambas griegas).

    ResponElimina