diumenge, 10 de juny de 2012

Rajoy se va al fútbol

Uno piensa en sinónimos y le vienen a la cabeza personas como Dante, como Kafka y sus versiones lingüísticas  (dantesco, kafkiano) después de haber visto la rueda de prensa de Mariano Rajoy. Muchas reflexiones, muchos pensamientos, pero el principal es "incredulidad". No entiendo cómo puede pretender el Presidente del Gobierno creer que nos vamos a tragar el cuento chino que nos ha contado hoy en rueda de prensa. Una rueda de prensa (al uso, es decir, con preguntas) que ha llegado un día tarde. Me preguntaba un dirigente de NNGG del PP porqué era malo que respondiera un día más tarde, si ayer ya lo hizo De Guindos. Mi respuesta ha sido obvia: "Cualquier asesor de 3ª regional te puede explicar que si sales hoy, parece que lo hagas por la presión de Twitter". En efecto, ayer el hashtag #RajoyCobarde fue TT porque, en cualquier país civilizado, cuando RESCATAN (y luego entraremos en nomenclaturas) a su banca, sale el máximo dirigente (es decir, el presidente) a dar explicaciones. Porque es lo que hay que hacer, porque das una imagen de seguridad (que no se dió) al exterior y porque da una imagen de transparencia que, un día tarde, no se consigue (o por lo menos, es mucho menor). 

Rajoy, mostrando el camino, en una foto de archivo.
Dicho esto, entrar en la rueda de prensa sonriendo en una situación grave tampoco es lo más recomendable. En primero de "asesor político" también te lo enseñan. Si pasa algo grave, entra con seriedad en la sala, no sea que la gente crea que te tomas a pitorreo la situación, aunque escuchando luego algunas de las cosas que ha dicho hoy Rajoy, parecía que así fuera. El segundo error en mi opinión ha sido comenzar su intervención intentando decir que "yo esto en noviembre ya lo dije". Es decir, ¿en noviembre su intención era que intervinieran a la banca española, Sr. Rajoy? Curiosa afirmación porque no le escuchamos decir eso en campaña, hubiese provocado miles de votos y mucha confianza en los mercados. ¡Mucha! También muy curioso el querer vender como positivo algo que claramente no lo es, porque significa que tu banca está hecha un maldito desastre. Es decir, si A (que parte de tu banca esté en quiebra) es malo y A provoca B (un rescate de Europa a la banca quebrada), lógicamente B no puede ser bueno. Si alardeas de haber conseguido B es que alardeas de algo malo, por mucha herencia recibida que tengas (herencia recibida del PP también, por cierto, que es quien controlaba buena parte de las cajas que ahora deben ser rescatadas, ésa es la herencia recibida también). 

En tercer lugar, hablemos de nominalismos y neolengua. Rajoy ha afirmado en la rueda de prensa que "no voy a entrar en debates nominalistas" cuando él y su administración se han pasado los meses que llevan gobernando nadando entre eufemismos. El Rescate no es tal, según ellos, sino que son "ayudas", es también "línea de crédito", es "lo de ayer", es "lo ocurrido ayer", es "ayer ganó..." y es una incesante horda de eufemismos más que nos van a llegar en los próximos de los meses. Curioso decir que no entrarás en debates nominalistas, cuando tú mismo vives en un nominalismo eufemístico galopante. ¿Se acuerdan ustedes de cuando un Presidente del Gobierno hablaba de "brusca desaceleración económica", de "deterioro del contexto económico" o de "escenario de crecimiento debilitado" para no decir la palabra "crisis"? Pues eso...

Pero lo gordo de la intervención ha sido su final, con un Rajoy crecido respondiendo a los periodistas que "soy yo quien he presionado a Europa" (estoy deseando leer qué opina de esta frase la prensa extranjera) o que se va a ir a Polonia ver el fútbol esta tarde y que, pobrecillo, va a perderse la final de Roland Garros entre Djokovic y Nadal. ¡Qué presidente tan sufrido! Sr. Rajoy, si quería usted generar confianza en el país y no dar una imagen que de "he conseguido que Europa pague el agujero negro que tengo en la banca y para celebrarlo me voy al fútbol a costa del erario público", puede estar tranquilo, ¡prueba superada!

2 comentaris: