dimecres, 26 d’octubre de 2011

Desesperación mediática

Pasados unos días del anuncio de ETA del "cese definitivo de su actividad armada", los partidos han comenzado a jugar sus cartas y está claro que, en contra de lo que podía haberse esperado hace unos años, no va a tener mucha incidencia a nivel nacional. Sí en el País Vasco, donde la izquierda abertzale va a subir como la espuma y, por consiguiente, el PNV va a notar un claro descenso. Pero como decía, a nivel nacional parece que no va a ser mucho el cambio que se produzca, porque (afortunadamente) ni el PSOE ni el PP van a utilizarlo como arma política, no sea que se trunque lo hasta ahora conseguido. En el PP, su caso más destacado ha sido Esperanza Aguirre quien dio "credibilidad cero" al comunicado y dijo: "A mí lo único que me interesa de ETA es que se disuelva, que pida perdón a las víctimas y que deje la actividad armada" y añadió que "los delitos de un asesino no prescriben porque declare que no va a matar más". El resto de representantes del PP han sido en general más comedidos, alegrándose o, por lo menos, mostrando menores muestras de enfado que la lideresa (hay que comentar que el enfado o disgusto se notaba mucho más escuchando las palabras que leyéndolas). Aún así, hay que resaltar el berrinche que le ha dado a la prensa de la derecha más cavernaria, que está furiosa como un niño de 2 años a quien quitas su juguete preferido. José María Izquierdo, ex subdirector del periódico El País, suele recolectar en su blog "El Ojo Izquierdo" el veneno que los medios cavernarios inyectan en la sociedad, y es un ejercicio interesantísimo ver lo que dijeron el 21 de octubre, el día después del anuncio del comunicado de ETA (y también los sucesivos días). Aquí lo podéis leer. 

Pero cavernarios y plumas envenenadas aparte, pasados unos días, los partidos han vuelto a su carril habitual. Leyendo el blog de una buena amiga republicana (@soy_chocoeyes en Twitter) me enteré que el PSOE había sacado uno de esos vídeos que tanta polémica producen en las campañas. Es este:


Es un tema interesante, el de los vídeos de campaña. En 1996 el PSOE, viendo que iba a perder las elecciones, difundió en televisión (entonces apenas se usaba Internet y no existía Youtube) el conocido vídeo electoral del dóberman. Se pasó una sóla vez por televisión, pero fue suficiente. Veréis porque: 


Es sólo un ejemplo pero existen muchos, de muchos partidos y de muchos países. Se trata de vídeos de campaña que tienen como objetivo principal movilizar al propio electorado y disuadir al electorado del rival. Pocas veces consiguen un trasvase de votos de un partido a otro, pero siempre hacen mucho ruido, suelen tener una gran dosis de demagógia y causan una gran impresión mediática. Como es natural, no suelen ser bienvenidos entre los votantes más moderados, porque los consideran a menudo excesivos, pero en casos de desesperación pueden ayudar a ganar unas elecciones si se utiliza de forma correcta y en el momento preciso. Pero obviamente está claro que lanzan mensajes completamente negativos. En EE.UU., las elecciones han dejado muchos ejemplos, como explican en este noticiero de Telemundo. Pero lo que hay tener claro de estos "vídeos negativos" los preparan todos los partidos, ya que son un arma muy útil de desestabilización.  ¿Pero quien está tan desesperado como para tener que utilizarlos? Habitualmente, suele ser siempre quien va por detrás en las encuestas, aunque en los últimos tiempos se suelen difundir vídeos negativos mediante Youtube de forma semi-anónima o incluso con la excusa de las juventudes del partido ("esos chicos inconscientes, ya la han vuelto a liar, aix..." se dice a la prensa, cuando en realidad ya se sabía perfectamente que iba a salir y cómo era el vídeo). Esta campaña tiene posiblemente un ganador bastante claro, pero aún queda mucho por ver, leer y escuchar. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada