dimecres, 5 d’octubre de 2011

La lluvia fina

En el colegio y la universidad nos enseñaron que el ser humano es un animal de costumbres pero con pésima memoria, porque históricamente suele comenter siempre los mismos errores. Los casos son innumerables. Por eso me entristece ver lo poco que aprendemos y lo fácilmente que nos engañan. En la Universidad Ortega y Gasset, haciendo los cursos lectivos del doctorado, nos enseñaron que la realidad en política no es necesariamente lo que ocurre en un lugar y un tiempo determinados, sino que son los medios los que, con las noticias y opiniones que publican o emiten, acaban creando una realidad a medida. Por ejemplo, si en Telemadrid se afirma que los indignados actuaron en agosto de forma violenta, para muchos esa es la pura verdad, la realidad existente. Poco importa que la presentadora del informativo tuviera que desmentirse a sí misma y disculparse con la audiencia por haber utilizado imágenes de protestas violentas en Grecia, nada que ver con los indignados. "Me equivoqué" creo que dijo, justificándose. Falso, respondo yo, manipuló consciente (y añadiría 'torticeramente') la información para dar una imagen falsa del colectivo 15M.

La lluvia fina va calando y calando lenta e incesablemente.
Lucía Figar, la consejera de Empleo de la Comunidad de Madrid y candidata a futura Lideresa de la capital, suele utilizar las palabras "violencia" y "15M" o "indignados" en la misma frase para describir a este colectivo, venga o no a cuento, aunque sepa perfectamente que una de las premisas de este colectivo sea la "No violencia". Es decir, intenta confirmar la 'realidad' creada por los medios afines al PP (y también algunos afines al PSOE). Por ello, no resulta extraño ver como, a base de encuestas y descontento general por la crisis económica (además de los millones de parados), una "certeza" ha sido paulatinamente absorbida por la sociedad en general: "El PP ganará las próximas elecciones y, además, por mayoría absoluta". En este sentido, el PP ha sabido lanzar un mensaje en el que se da por hecho que la victoria se va a producir y que va a ser contundente. Un mensaje que, como una lluvia fina y constante, ha ido calando, calando y calando hasta que nadie en este país en su sano juicio afirmaría rotundamente que el PSOE ganará las elecciones del 20N. En opinión de todo el mundo, Rubalcaba lo tiene tan imposible como lo tuvo en su día Almunia (o incluso más), a pesar que Alfredo no es tan mal candidato como lo fue Joaquín, ni Rajoy es tan buen candidato como lo fue Aznar. 

De hecho, un nuevo caso Almunia, la derrota socialista más contundente de la historia post-transición, hundiría posiblemente aún más a un partido que se ha empeñado en derrotarse a sí mismo con mucho esmero. En primer lugar, acabando con su propio líder (Zapatero) y en segundo lugar, desbaratando la oportunidad de unas primarias reales. En el primer caso, el PSOE se creyó de nuevo el mensaje del PP que afirmaba que ZP era un lastre para el país y para su partido. Sea verdad o no, lo último que tienes que hacer es comprarle el mensaje a tu principal rival, creértelo, porque eso precisamente te desvirtúa y acaba con tus activos. ¿Alguien se imagina al PP diciendo que hay que echar a Aznar durante las protestas por la guerra de Irak? No, claramente no. En este caso, un nuevo ejemplo de la efectividad de la estrategia de la lluvia fina. En el segundo caso, las prisas y las malas formas del partido socialista llevaron a menospreciar y desvirtuar el discurso que ellos mismos vendieron durante años, en el que se afirmaba que las primarias eran la quintaesencia de la democracia, en lugar del clásico "dedazo", que ellos mismos acabaron perpetrando. Esta es una lección perfecta de cómo romper el discurso propio y de caer en la mayor de las incoherencias (la incoherencia, por cierto, suele acabar con la credibilidad de cualquier político entre sus acólitos). 

¿Se enfrenta el PSOE a un nuevo caso Almunia? ¿Será la barba?
Todo ello, sumado a la crisis económica, a la pésima gestión de la misma, a los millones de parados y a la estrategia de la lluvia fina del PP, dan como resultado una sensación general, es decir, una realidad, de que el PP vencerá en las próximas elecciones. Un hecho futurible y, por desgracia, bastante probable, pero que todavía no es una realidad definitiva, al menos hasta el 20N. Darlo por hecho es en mi opinión un error, aunque para que no ocurra Rubalcaba debería despertar del letargo y hacer algo, porque lo hecho hasta ahora en campaña es electoralmente cercano a cero. Ni es creíble (anunciar medidas que podría haber tomado él mientras estaba en el Gobierno) ni es ilusionante para sus votantes (medidas propuestas... esto.. mmmm... no, no me acuerdo de ninguna, ¿porqué será?). Ahora mismo, a menos que lo remedie, veo una imagen en mi mente de un Alfredo completamente empapado, con cara de "qué hago yo aquí", mientras la lluvia fina azul va calando en sus huesos, haciéndole temblar, como temblamos todos los que tememos el regreso de la derecha a la Moncloa. Habrá que buscarse un buen paraguas...


Por cierto, esta semana he comenzado una aventura bloguera: La Sonrisa Mediática. Se trata de un blog en el que comentaré las películas, series o documentales que vea o, incluso, los cómics que lea o la música que escuche. También es posible que comente noticias relacionadas con lo antes comentado, puesto que lo mediático es lo que tiene hoy en día, tiene mil caras, mil facetas y mil ángulos distintos que aquí y allí comentaremos. Espero que os guste! 

2 comentaris:

  1. Es verdad que la realidad nos dice que el PP formará el siguiente gobierno del país. Todo gracias a una crisis que les ha venido como anillo al dedo para sacar al PSOE del mandato y achacarle todos los problemas que estamos viviendo últimamente.
    ¿Qué consecuencias va a traer este cambio? Me gustaría poder visualizar este país de aquí a 2 años y comprobar que todo sigue igual... (o incluso peor) Es difícil predecir nuestro futuro pero expertos afirman que nos esperan tiempos complicados, por lo menos para los siguientes 3 años.
    Además de un cambio de gobierno, en mi opinión es necesario un cambio de mentalidad civil para que salgamos adelante, ¿qué haremos los ciudadanos más indignados frente a este futuro que se nos hecha encima? ¿Qué propone el 15M frente a este nuevo escenario político? Actuar es la única opción. De momento, actuaremos el 15 de Octubre y veremos como se comportan los diferentes movimientos sociales en otros países como EEUU por ejemplo.
    Parece que el descontento de la ciudadanía no mejora (incluso podríamos decir que empeora a cada día que pasa) y cada vez es más necesaria una solución eficaz contra todo lo que nuestros compañeros están sufriendo ya que, como decía uno de tantos indignados: "Nos están meando en los ojos y nos quieren hacer creer que llueve."
    Es todo, un cordial saludo. Montxi :)

    ResponElimina
  2. Como siempre muy interesante tu aportación Montxi. Hoy Gabilondo en su videoblog (http://blogs.cadenaser.com/la-voz-de-inaki/2011/10/13/la-recepcion-real-real/) explicaba que un dirigente del PP se quejaba de que muchos en este partido creen que con la llegada de Rajoy al poder todo se arreglará, cuando han sido ellos mismos quienes han creado esta absurda ilusión. El mundo está loco...

    ResponElimina