diumenge, 5 de desembre de 2010

Descontrolados


<-- Un controlador, trabajando en hora punta.
Que locura. Hay ocasiones en las que es imposible no indignarse y, en el caso de la actitud de los controladores aéreos, es quizá el caso más claro. No comprendo cómo es posible que un sólo sector de nuestra sociedad pueda tener tanto poder sobre el resto. Porque recordemos que los controladores no son los primeros. Ya ha habido huelgas encubiertas de pilotos anteriormente, ya han habido otras medidas ilegales, por no hablar de la habitual ineficiencia de las compañías aéreas, que retrasan vuelos, que pierden maletas o que cuando hay problemas, nos dan mil y una dificultades para reclamar. Por no hablar de las mil y una tarifas ocultas, o lo que nos hacen pagar por facturar dos maletas (cuando legalmente tenemos derecho a facturar dos sin un recargo adicional). Yo siempre he sido un defensor del tren. Me ha parecido siempre un método más seguro, más barato y más rápido que el avión. Últimamente las cosas han cambiado un poco porque, con el AVE, se han encarecido las tarifas. Pero saber que tu tren va a salir de la estación a las 10 en punto, no a las 10 y media, o las 11 o las 12, no tiene precio. Y no tener que esperar media hora a que salgan las maletas, o llegar al centro de la ciudad de destino, son aspectos que en un aeropuerto son poco más que una quimera o un deseo irrealizable.

Pero volviendo a los controladores, es alucinante que paralicen un país, que tiren por tierra su reputación, que acaben con las ilusiones de aquellos que querían irse de puente en estos días, cuando ya están cobrando una fortuna. Además, habiendo formas de protesta, de huelga, creo que esta medida no sólo es perjudicial para todos, sino que deja en muy mal lugar su sector y quita toda legitimidad a las reclamaciones que hayan podido hacer. Estas protestas, llamémoslas "ilegales", perjudican la imagen de las huelgas "legales" y dan alas a aquellos, como el PP, medio sugieren que debería existir un mayor control sobre las huelgas (es decir, que el gobierno tenga el poder de decidir qué huelga es legal y cual no, por lo que se le quitaría toda efectividad a un elemento fundamental de protesta de nuestra sociedad).

Miles de personas se han quedado sin puente por culpa de los controladores.

Por otro lado, la respuesta del gobierno (por una vez) ha sido rápida y efectiva, sin medias tintas. Buena jugada la del "estado de alarma" y la de militarizar el asunto, ya que es la forma de asegurarse un resultado positivo seguro. Aunque (quizá exagero un poco pero) meter a los militares en un elemento básico de nuestro país como es el transporte, no me hace mucha gracia. También es verdad que el ejército (ni la sociedad) no son los de hace 30 o 40 años. En fin, demos gracias de que el asunto, almenos, se ha solucionado con rapidez.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada