diumenge, 3 d’octubre de 2010

Tomasín da la campanada

Quién lo iba a decir. Todo apuntaba a lo contrario, pero este hombre parece tener 7 vidas. Contra todo pronóstico, Tomás Gómez ha ganado las primarias del Partido Socialista de Madrid. Ha ganado a la candidata oficialista de Zapatero, Trinidad Jiménez ("Trini", otramente conocida como la ministra de Sanidad) y ha dado un paso más para llegar a la Puerta del Sol de Madrid (sede central de "la Comunidad"). Muy pocos creen que pueda ganar a la dama de hierro de la capital, Esperanza Aguirre, tras una pésima gestión de sus años al frente del PSM, aunque todos saben que su objetivo principal es quitarle a la Espe la mayoría absoluta en las próximas autonómicas.

<-- El vencedor de las primarias del PSM, Tomás Gómez.
La verdad es que ha hecho una excelente campaña de primarias. El primer acierto, presentarse y no claudicar a la voluntad de la cúpula del PSOE. El "No a Zapatero" (aunque Gómez lo haya querido vender como el "Sí a la base socialista madrileña") provocó tal revuelo que las primarias han sido en las últimas 6 semanas uno de los focos principales de las noticias políticas de periódicos nacionales e internacionales. Y mientras, la Espe compuesta y sin medios. Y rabiosa que estaba la buena mujer, que dio un palo gordo a los sindicalistas en medio de las primarias del PSM para decir "Eh, que sigo aquí, que en Madrid mando yo, a ver si me miráis de vez en cuando!". La Espe es una gran chupadora de cámara y le sienta muy mal que no estén por ella sus queridas cámaras. Pablo Carbonell, creaste un monstruo!

Una cosa buena es que de todo esto se ha conseguido revalorizar el concepto de "primarias", muy criticado en nuestro país por sus impredecibles resultados. Y tan impredecibles! Que se lo digan a Borrell y Almunia. Volviendo a Tomás Gómez, es un político que ha tenido el mérito de saber crecer en el momento adecuado. Hasta el momento, su gestión del PSM ha sido, no sólo criticada, sino también denostada por compañeros y por tertulianos de todas las cadenas. Se han perdido muchos militantes (actualmente sólo hay 18.000 en una comunidad autónoma tan poblada como la madrileña) y sus comparecencias públicas rozaban lo ridículo en algunos casos (recuerdo una de sus primeras intervenciones, subido encima de un coche o un camión, como si fuera un líder bananero). Pero como digo, ha sabido crecer. El no querer dar "un paso atrás" le ha otorgado credibilidad y autonomía frente a los líderes de su partido y a la larga le ha dado un apoyo de los medios tanto de la izquierda como de la derecha, que creen que su victoria significa el tropiezo que puede suponer el inicio de una inminente caída libre de Zapatero. Ni tanto ni tan poco. Es un revés que la candidata de Zapatero no haya sido elegida, pero si Zapatero cae no será por eso, sino por negar una crisis que era más que evidente y por tomar unas medidas económicas que deberían de haber sido tomadas 25 meses antes para tener cierta credibilidad.

La vencida, la ministra de Sanidad Trinidad Jiménez, "la Trini" -->
En cuanto a Trini, ha ido de más a menos. Como todos, no se esperaba que Gómez siguiera adelante y ha ido siempre dos pasos por detrás en la campaña electoral. Gómez se vio ganador desde el primer momento y a Trini le ha pesado demasiado ser "la chica Zapatero" (igual que hay 'chicas Bond', 'chicas Playboy' o 'chicas Almodóbar'). Las consecuencias de ello se han visto en el resultado. Tomás Gómez ha ganado con un 51,6% y Trini se ha quedado en un 48,2%. De hecho, el hecho de utilizar tanto el diminutivo "Trini" (copiando incluso la tipografía del conocido refresco Trina en algunas camisetas) creo que le ha perjudicado más que le ha beneficiado. La cercanía está muy bien, pero si hablamos de la ministra de Sanidad (una buena ministra que ha hecho una muy buena gestión) deberíamos hablar de ella como Trinidad Jiménez, no como "la Trini". Hablando con una fuente bien informada sobre los vericuetos que en Ferraz se producen, me comentaba que en realidad ("y esto que no salga de aquí", me decía) lo que pretendía Zapatero era que Tomás Gómez no se apartara, sino todo lo contrario, para que se hablara cada día en los medios de las primarias del PSM, que el plan era salir de la reunión diciendo que Zapatero le propuso a Tomasín que se fuera y que no lo hiciera para provocar lo que hemos ya visto. Resumiendo, la teoría era que desde Ferraz se planeó todo para que se hablara de las primarias. No es una burra que vayamos a comprar, la verdad. No me parece Zapatero capaz de tales planes maquiavélicos, aunque tenga una cierta base creíble.

<-- La autoproclamada "lideresa" de Madrid, Esperanza Aguirre.
Por otra parte, hablando con un amigo del PP aquí en Madrid (sí, tengo amigos del PP, qué pasa) me recordaba lo que ya había leído yo años antes en el libro sobre el Watergate de Woodward y Bernstein, en el que se comenta que el partido republicano financiaba de forma oculta a malos candidatos demócratas para que ganaran las primarias y tener más fácil así ganar al candidato vencedor de las primarias rivales. Es otra teoría interesante, aunque quizá descabellada para nuestro país. No me veo a un pepero pagándole la campaña a Tomás Gómez en tiempso de crisis. Sobretodo porque si el personaje sigue subiendo como lo está haciendo, podría poner entre la espada y la pared al PP madrileño si llegan a perder la mayoría absoluta. El tiempo lo dirá. En fin, felicidades a Tomasín, que se ha ganado a pulso ser llamado "Tomás" y, con mucha mucha suerte y aún más trabajo, se podría ganar el "Don Tomás" ante Esperanza Aguirre.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada