diumenge, 23 de maig de 2010

Birmingham, taxistas y filosofía de garrafón


<-- Vistas desde el hotel Copthorne, en Dudley
"Time flies when you're having fun" (el tiempo vuela cuando te diviertes")... o cuando estás muy ocupado. Las últimas semanas han sido un visto y no visto para mí (Veteco, la super liga del Barça, el doctorado, mucho Facebook y Twitter, más trama Gürtel, divorcio entre la SER y Paco González, el recorte de sueldos/pensiones de Zapatero...). Hay quien dice que "quienes mucho trabajan, antes envejecen", aunque yo creo que lo que ocurre es que la vida (novia, mujer, niños, hipoteca) te pasan volando. "Vooolaaareee uooooh, caaaantaaareeee uoooooohhh". Siempre es mejor si cantamos y nos relajamos ¿verdad? Yo nunca he envidiado a los llamados workaholincs (adictos al trabajo) porque creo que el invertir tiempo en el ocio (o en la familia o en un simple hobbie) es tan importante como invertir en amontonar dinero. El clásico "trabajar para vivir, no vivir para trabajar". Es probable que tenga bastante menos dinero que un adicto al trabajo, pero estoy seguro que he vivido bastante mejor que la mayoría de ellos. Soy consciente de que soy alguien (por mis orígenes, educación y posición social) muy afortunado y que muchos no pueden permitirse no ser workaholics, pero sigo creyendo que muchos no se dan cuenta del tiempo que dejan de invertir en sí mismos.

Autorretrato, viajando en taxi hacia la feria Ipex -->
Estos párrafos de filosofía de garrafón vienen a cuento porque quería contaros que acabo de regresar de Birmingham, ciudad que acoge la feria Ipex 2010, dedicada a las artes gráficas. Konica Minolta invitó a un miembro de la redacción de Interempresas.net a visitar tan magno evento (magno, si te interesan las artes gráficas), donde he tenido la oportunidad de entrevistar a varios directivos españoles y catalanes de empresas como Xerox, Duplo, Horizon o Perf-offset. Les pregunto, entre otras cosas, sobre la crisis y todos tuercen el rostro. "Hace dos años estábamos mucho mejor, a pesar de que muchos quieren verlo del lado positivo", "tardaremos entre 10 y 20 años en volver a los niveles de 2008", pero también "la crisis es una gran oportunidad", "el que no evoluciona, se va a quedar atrás" o "la crisis ha provocado un dinamismo que no te permite estar parado". En fin, estamos jodidos, pero nos saldremos.

Estuvo bien tener la oportunidad de volver a Reino Unido, aunue fuera por trabajo y pasar una noche en una pequeña ciudad llamada Dudley, a una hora de Birmingham (sí, el hotel estaba lejos...), típicamente inglesa, con sus casa de ladrillo, sus peculiares chimeneas británicas y sus taxistas pakistaníes. Precisamente con el taxista que me llevó de la feria al hotel, comentamos (una hora de viaje da para mucho) que su población es de clase media-baja, workaholics a la fuerza, que sobrellevan sus vidas llenando los pubs y vaciando los barriles de cerveza. Tras divagar un buen rato, llegamos a una conclusión tan triste como obvia: No importa el color de la crisis que nos afecte, cuando se produce, los que la han provocado se van de rositas. Y con eso, el trabajador nunca gana.

Las típicas casas británicas de ladrillo, en Birmingham.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada