dissabte, 19 de desembre de 2009

Teles, chapuza climática y Olé!

Esta semana han captado mi atención dos temas, como son la reunión de Copenhagen teóricamente contra el Cambio Climático (chapuzera en la organización y en el resultado) y, como no podía ser de otra forma, la polémica sobre los toros en Catalunya. Pero antes de entrar en arinas, iré a otro costal como es la fusión que Telecinco y Cuatro han anunciado, lo que significará la creación del mayor grupo audiovisual en abierto en España. Lo que podría parecer una buena noticia (en el ámbito de negocios) supone una pérdida en la pluralidad, ya que perdemos un canal. Si se crea un nuevo canal resultante de ambas televisiones (llamémosle Tele4, o Cuatro'5, como queráis) ¿cómo casan programas como "Mujeres y hombres" y "Callejeros"? ¿cómo casan Belén Esteban e Iñaki Gabilondo?
¿Presentará a caso una sección de opinión llamada "¿M'entiendes?" en el informativo sesudo de Noticias Cuatro'5? ¿Se irá Jordi González a Pekín a hacer la "Noria Express"? ¿Y nuestro amigo Iker Jiménez? ¿Presentará El Gran Marciano junto a Mercerdes Milá? ¿Veremos la serie "Sin tetas no hay Supernanny"? ¿Presentarán Luján Argüelles y Christian Gálvez "Pasa-password"? La verdad, el tema no me acaba de convencer... y me convence aún menos pq son modelos distintos, uno apostando por la calidad (relativa) de sus programas (aunque se agradece la intención) y el otro, con una programación basada pura y básicamente en la búsqueda de la mayor audiencia. Modelos opuestos en los que, me temo, acabarán centrándose en la audiencia, que es lo que da dinero. Me gustan aún menos los comentarios que he oído sobre una supuesta fusión entre Antena3 y La Sexta. Perdón por el lenguaje pero ¿qué carajo hacen una tele de derechas y una de izquierdas fusionándose? De nuevo, dos modelos opuestos. Mala señal... No me gusta el futuro del panorama audiovisual español.

En otro sentido, me gustaría no tener que lamentarme por el pésimo final de la Cumbre de Copenhagen sobre el cambio climático. Una cumbre que, antes de empezar, ya había fracasado. Una cumbre en la que el bueno de Obama, junto a China e India, decidieron hacerla fracasar con unos acuerdos de mínimos.
Como decía un slogan del PSC "Fets, no paraules" (hechos, no palabras) y Obama fue a Copenhagen a vender sólo palabras (Parole, parole, parole...) y junto a China, India y Sudáfrica han presentado una propuesta de mínimos que Europa, si tuviera lo que hay que tener, hubiese rechazado como ha hecho el llamado "Bloque bolivariano" (aunque otros países también han criticado y se han opuesto a aceptar la propuesta de Obama). Una vez más, cuando se trata del clima, chapuza. Una vez más, la Unión Europea demuestra no tener personalidad ninguna ante los desmanes de EE.UU. en temas de ecología. Cuando dicen que es "un primer paso" me avergüenzo, cuando afirman que es un acuerdo histórico, estoy de acuerdo. Es un acuerdo historico, un historico paso atrás y, de nuevo, una oportunidad historicamente desaprovechada.

En cuanto a los Toros (y Olé), no me pronunciaré en demasía puesto que aún nos queda un poco de tiempo hasta que se vote y habrá tiempo para ello. Sí quiero matizar que lo que se ha votado en el Parlament es "que se debata la prohibición", lo cual requiere una mayoría absoluta que, por lo visto, no parece que tenga el Parlament, ya que se ha aprovado con sólo 8 diputados de diferencia.
Si es cierto que los medios se han volcado con el tema por la rivalidad España-Catalunya, aunque aquí se discute que se prohíba matar toros. Yo estoy totalmente en contra de la torura y asesinato de animales y me repugna que se haga como deporte o como tradición. Una tradición no legitima un asesinato, igual que una tradición no legitima una ablación. Por otra parte, me parece indignante quienes me quieren "educar" en la fiesta del toreo, sugiendo que no la acepto porque no soy capaz de "entenderla" o que es una parte cultural que no poseo. Y créedme, no quiero tenerla. Una cultura que hace de la muerte de un animal una fiesta, sinceramente, la quiero cuanto más lejos mejor. Si quieren hacer una fiesta, que la hagan, pero que no claven banderillas ni una espada a un animal, lo cual me parece (valga la paradoja lingüistica) una salvajada o una animalada.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada