dilluns, 6 de setembre de 2010

Al fin hay sarao en el PSM

Es curioso lo mucho que se habla últimamente del PSM. Sí, ese partido olvidado y casi ninguneado de la capital del reino, la llamada sección madrileña del PSOE. Es curioso, comento, que de un partido regional con tantos afiliados, teóricamente el segundo tras el PP en la capital, se hable tan poco tanto en medios afines como en los rivales. Es curioso digo, porque este debería ser el que formara la cantera del partido padre y en cambio lo único que consigue es ser una lacra en el camino sus mayores. Hay quien dice, con bastante mala leche, que el PSM son las sobras de la sede socialista de Ferraz. Es decir, a los malos, tontos o marginados de Ferraz les toca ir al PSM, a labrarse un futuro poco prometedor. También hay quien bromea diciendo que el PSM es una entelequia, una quimera inexistente, que el PSOE ha alquilado unas oficinas y unos operarios mueven maniquíes con ruedas frente a las ventanas para que parezca que allí trabaja alguien, como veíamos en un viejo comic de Tintín.

Pero no, se ve que el PSM existe. Lo hemos descubierto, como no, gracias a la televisión, que siempre nos ilumina con su inagotable sabiduría. Entre programas de calidad como "La noria" y "Donde estás corazón (para los entendidos, DEC)", hemos descubierto que en los informativos televisivos hablan mucho últimamente de un partido (el PSM) que creíamos tan real como el coche volador de "Regreso al futuro" (el mítico Delorean). El líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, se ha querido presentar a las elecciones contra Esperanza Aguirre, pero al parecer Zapatero tenía otros planes. Leyó en una encuesta que Trinidad Jimenez, su ministra de Sanidad, tenía bastantes más opciones que Gómez y ello le llevó a sugerir que igual era mejor que no se presentase. Pero como suele decirse "ui lo que m'ha disho!" y Tomasín cogió las armas y se dispuso a hacer unas primarias normales (es decir, donde varios compiten) en lugar de claudicar obedientemente y dejar que el líder escoja apuntando con el dedo (estilo PP). Sorprendente lo mucho que ha cambiado ZP en los últimos años, aderechándose a la fuerza y hasta con gusto. Preocupante...

Tomás Gómez y Trinidad Jiménez, candidatos a enfrentarse a Esperanza Aguirre por la Comunidad de Madrid.

El caso es que si algo bueno se puede sacar del asunto es que al menos la democracia del partido sube, igual que la imagen de Tomás Gómez, que de incompetente (por su pésima gestión del PSM) y olvidado (por no aparecer en TeleMadrid ni por casualidad), pasa a víctima ("que me quieren echar!!") y, cuando pierda contra "la Trini", mártir. Y él lo sabe, y está jugando precisamente estas cartas, para irse con la cabeza bien alta y, quien sabe, algún carguito en Ferraz en el bolsillo. Lo triste del tema es que este país aún necesita unas cuantas clases magistrales en cuanto a democracia interna de los partidos. Y eso seguirá pasando hasta que no se deje de ver a las primarias como un incordio, en lugar de como un paso imprescindible.

Dicho lo cual, al menos en el PSOE hay primarias. Yo optaría por cambiar la ley electoral (no solo por esto) para obligar a todos los partidos a convocarlas para escoger a sus dirigentes. Veríamos entonces si el "holgazán de la hamaca y el puro" (como definía Alfonso Guerra a Rajoy) empezaba a mover el culo o no.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada