dimarts, 11 de setembre de 2012

Independentismo racional

En un día como hoy, la Diada Nacional de Catalunya, son muchas las interpretaciones que se pueden hacer del sentir de la ciudadanía catalana en los últimos meses y años. Pero creo que lo más significativo sin duda es el cambio de perfil del independentista en Cataluña. De un aguerrido y pasional separatista movido por una necesidad del corazón, hemos pasado a una madre de familia que entiende y comprende que la relación con España es negativa social y económicamente y que, por tanto, debe terminarse cuanto antes. Es decir, de un sentimiento irracional y pasional, hemos pasado a un razonamiento complejo, argumentado y estructurado en la necesidad de una vida más satisfactoria. Ese paso de la irracionalidad a la racionalidad es fundamental para entender el estado de ánimo catalán, en el que el independentismo ha ganado cientos de miles de adeptos en los últimos años. 

No se trata de nombres (Carod Rovira, Mas, Pujol o Maragall), ni de pasiones desenfrenadas por una bandera, se trata de razonamientos económicos claros, en los que Catalunya en 2011 fue la Comunidad Autónoma con mayor PIB Nominal (200.000 millones de euros), pero que tras el reparto de impuestos se queda en la cuarta posición per cápita (27.430 €/habitante). Caso opuesto es el del País Vasco, que con 66.575 millones de euros es la 5º CC.AA. en el PIB Nominal, pero la primera en el PIB per cápita, con 31.288 euros por habitante (cómo puede verse claramente en este gráfico del blog "Crear mi empresa"). Por esta razón, desde CiU se ha pedido (sabiendo que no lo concederían) un Pacto Fiscal similar al del País Vasco, que va a ser negado por el Gobierno de Rajoy porque no cree en él y quiere que las cosas continúen como están y porque de hacerlo o incluso sentarse a negociarlo, provocaría las iras del ala más dura de la derecha y la izquierda nacional anticatalana. Porque sí amigos, también hay catalanófobos en la izquierda. Y muchos.

Pero como decía, la racionalidad del independentismo, el hartazgo del habitual maltrato a Catalunya en las formas y en el fondo por parte del resto del país, el desprecio que se siente por su cultura, su lengua y su identidad, sumado al tema económico, han llevado a muchos catalanes de a pie, quienes no habían considerado nunca su independentismo, a creer en él firmemente. El llamado "Català Emprenyat" ('el catalán cabreado' con su situación actual) ha evolucionado en el "Català Convençut" ('el catalán convencido' racionalmente de que la independencia es la única forma de una supervivencia digna), ya que no se trata sólo de banderas, himnos y proclamas, sino que se trata de pura necesidad social y económica para un territorio que lleva reclamando durante años una mejora de sus condiciones nacionales. Una reclamación que ha sido exigida no por un grupo de separatistas tarados, sino por algunos de los más altos estamentos económicos de país como la patronal catalana o el Cercle d'Economía


Una mejora (no un hecho diferencial, ni la independencia, sino una simple mejora) que ha sido año tras año  negada y contestada con declaraciones y salidas de tono como la del Coronel Alamán y frases como la del Presidente extremeño, José Antonio Monago: "Mientras Cataluña pide, Extremadura paga" (frase que por cierto tampoco es invención suya, sino de Núñez Feijoo, utilizada hace unas semanas durante la campaña electoral gallega). Ya nos comentará con detalle, por cierto, el Sr. Monago, como piensa compensar todo el IVA de toda su comunidad con un PIB de 17.000 millones de euros, el 2º más bajo de todas las Comunidades Autónomas. 


España va a tener que empezar a pensar seriamente en cómo tratar, no el mal-llamado "problema catalán", sino las reivindicaciones de la región que más ingresos representa para su PIB. No me parece que ignorar un malestar colectivo en una parte del territorio sea la mejor forma para sanar la relación entre ambos. Aunque me temo que "la buena relación entre ambos" jamás ha sido una prioridad para buena parte de la sociedad española.

6 comentaris:

  1. Mis felicitaciones Ricard, me ha gustado mucho tu artículo.

    Hace solo una semana yo comentaba en mi blog, (te dejo aquí el link y espero que no te moleste ;) ), http://danybesteiro.eu/?p=418, que el estado español tiene que afrontar estos y otros múltiples temas con seriedad y frialdad, y no utilizando las banderas como armas.

    Una vez más mis felicitaciones, espero leer más artículos así de buenos!

    Un saludo.

    ResponElimina
  2. hombre por favor, el PIB de Extremadura es de 17 MIL MILLONES, no 17 millones...

    ResponElimina
  3. Tienes toda la razón Diego. Ahora lo corrijo. De todas formas, tampoco creo que le llegue para compensar el IVA de su comunidad...

    ResponElimina
  4. Humildemente opino que las cosas no ocurren por casualidad. Y que este fervor independentista, es decir, nacionalista, podría haber ocurrido en cualquier momento pero ocurre cuando la gente sufre la mayor estafa jamás contada. La vieja excusa sigue funcionando. La ceguera del nacionalismo sea cual fuere ayuda a que los de arriba dividan y venzan. Nunca estuvo Barna y Madrid tan unidas como desde el 15M y esto ocurre un año después. Yo lo veo claro. Vigilad, respetando sentimientos de cariño a la tierra que a cada cual le haya criado, por supuesto, pero vigilad.

    ResponElimina
  5. Ricard, lo leí, y estoy muy de acuerdo con la descripción de lo que pasa pero no con la causa o explicación que das. Es cierto que hay un nuevo independentismo más racional, basado en el convencimiento de que son malttratados y sólos les iría mejor, pero ese "razonamiento" no ha sido riguroso ni puro, sino condicionado por una campaña mediática de verdades a medias, de datos sesgados, de manipulación interesada. El dato del PIB y el gasto del Estado en cada CCAA por si sólo no explica el conjunto de relaciones económicas, beneficios directos e indirectos, y mucho menos las contribuciones históricas. Con toda esa información, la racionalidad les llevaría a otro punto. En cualquier caso, el análisis no resiste un hecho indiscutible: los territorios no pagan a Hacienda, lo hacen los ciudadanos, uno a uno. Por tanto, cuidado no vayan los del Vall d,Arán o los de Pedralves hacer sus números. Te invito a que leas esto que escribí hace 5 años, pero está de actualidad http://ciudresp.blogspot.com.es/2008/05/el-nacio.html

    ResponElimina
  6. La Comunidad de Madrid tiene un saldo fiscal negativo con el resto del territorio nacional por valor de 19.015 millones de euros, es decir, aporta un 9,5% de su PIB a otras regiones, mientras que en Baleares la contribución asciende a 1.330 millones, un 5,08% de su PIB, y en Cataluña a 7.439 millones, un 3,75% de su PIB.

    Estos datos corresponden a 2012 y aparecen incluidos en el informe 'Sistema de Cuentas Públicas Territorializadas', difundido este martes por el Ministerio de Hacienda y elaborado a partir de una metodología diseñada por Ángel de la Fuente, Ramón Barberán y Ezequiel Uriel.

    PÉR CÁPITA

    En términos per cápita, la comunidad autónoma que más aporta es Madrid, con 2.927 euros por persona, por delante de los 1.192 euros de Baleares, los 984 euros de Cataluña y los 284 euros de Valencia.

    Tururururu¡¡¡

    ResponElimina