dimarts, 16 de febrer de 2016

Bye Bye, Esperanza Aguirre

En la quinta edición del programa Vida digital podréis escuchar mi sección mensual. En breve agregaré el audio.

Este mes os quiero hablar de una mujer que ha anunciado que abandona su cargo, aunque como siempre, todos sabemos que va a volver. Se trata de Esperanza Aguirre. Sabemos que nuestros oyentes latinoamericanos quizá no hayan oído hablar de ella, así que es importante destacar que es una política de las que dejan huella, muy consciente del poder y de la importancia de los medios de comunicación. Repasando su carrera, vemos que en los 33 años que lleva ejerciendo cargos públicos ha sido Diputada de la Asamblea de Madrid, Senadora por las Cortes, Presidenta del Senado, Ministra de Educación, Presidenta del Partido Popular de Madrid, Presidenta de la Comunidad de Madrid y actualmente portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Madrid y Concejal de la capital de España. 

Foto: La Vanguardia.
Su carrera se ha visto empañada por la polémica casi desde el primer día. Si uno busca en Google "frases Esperanza Aguirre" puede encontrar unas cuantas perlas como en la que aseguraba no saber quien era el actor y director Santiago Segura en pleno éxito de su película "Torrente" o en las que, según se cuenta, confundió al escritor portugués Saramago con una supuesta bailaora flamenca, Sara Mago. También de esa época son muy recordadas sus apariciones en el programa "Caiga quien caiga", que le granjearon una gran popularidad entre los ciudadanos. 

Pero más allá de anécdotas, lo cierto es que Esperanza Aguirre llegó a la presidencia de la Comunidad de Madrid con la ayuda de dos tránsfugas socialistas, lugar desde el que, entre 2003 y 2012 dirigió la vida de los madrileños con mano de hierro y una ideología conservadora, a pesar de que en España ella misma se define como liberal. Durante sus años como lideresa madrileña fueron muy sonadas la rama madrileña de la trama Gürtel y los continuos enfrentamientos privados y públicos con el alcalde de Madrid y más tarde ministro de Justicia Ruiz Gallardón, e incluso, en los últimos años, con el aún líder del Partido Popular y presidente del Gobierno Mariano Rajoy.

Esta es su segunda dimisión, y como la primera, se ha visto rodeada por casos de corrupción, ya que ella nombró directamente a Enrique Granados (su mano derecha en la Comunidad de Madrid y encarcelado desde hace año y medio por la trama Púnica) y movió todos los hilos posibles para conseguir el nombramiento de Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid e imputado por el caso Bankia. 

Como es habitual en estos casos, ella afirma ser completamente inocente y tiró balones fuera, diciendo que sólo dos de los más de 500 cargos que ha nombrado son corruptos. Pero lo cierto es que más de 100 de sus nombramientos están siendo actualmente investigados por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco y que esos dos eran su mano derecha y el banquero que ella misma hizo nombrar. Tras su dimisión por un cáncer en 2012 de la presidencia de la Comunidad de Madrid (meses antes del estallido de casos de corrupción que afectó a su partido), esta segunda dimisión se ha visto también empañada por un cerco policial que muestra la corrupción en el Partido Popular madrileño, cuya sede en la calle Génova fue inspeccionada por la Guardia Civil el pasado 11 de febrero. La justificación de su marcha del partido fue la siguiente:


A pesar de que ella niega que se haya producido una financiación ilegal o irregular de su partido, lo cierto es que esta dimisión llega porque parece poco probable que una dirigente tan férrea como ella, controladora hasta el mínimo detalle de lo que pasaba en el mismo, no estuviese enterada de esa supuesta trama de financiación irregular. En todo caso, hay que destacar varias cosas. En primer lugar, Aguirre deja la presidencia de su partido, pero no su acta de concejal por Madrid ni la portavocía de su partido, es decir, es una dimisión a medias. Y en segundo lugar, es interesante destacar qué dijo dos días antes de su dimisión, en la comisión de investigación de la corrupción en Madrid. En ella su mensaje fue claro "La corrupción nos está destrozando a todos", es decir, no dijo "el PP o yo misma somos inocentes", sino que afirmó "todos los partidos políticos son corruptos o tienen casos de corrupción". Aunque poco sutil, es una forma de repartir unas culpas que, en el caso de Madrid, son muy claras hacia el partido de Esperanza Aguirre, que lleva décadas ininterrumpidas gobernando y que ha sido y está siendo investigado actualmente. 

Aún así, no quiero dejar de destacar el ridículo que hicieron en las redes sociales varios líderes políticos españoles al atribuirse el mérito de la dimisión de Aguirre. Tanto Íñigo Errejón, del partido Podemos, como Albert Rivera, del partido Ciudadanos, como Alberto Garzón, de Izquierda Unida, se alegraron y se apuntaron el punto de la dimisión de la expresidenta. Señores, un poco de seriedad. Si dimite Esperanza es porque le rodea un halo de corrupción y una investigación policial, no por una comisión de investigación, que históricamente, en España jamás no han servido absolutamente para nada. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada